Home » Consultoría hotelera ¿qué es lo que hace realmente?
Consultoría hotelera ¿qué es lo que hace realmente?

Consultoría hotelera ¿qué es lo que hace realmente?

Hoy hablamos de las funciones que cumple una consultoría hotelera externa y las tareas que realiza para que nuestro hotel alcance todos sus objetivos.

La principal tarea de una consultoría hotelera consiste en asesorar profesionalmente a inversores o personas interesadas en entrar al sector hotelero, o en ayudar a hoteles o resorts, generalmente independientes, que ya están en funcionamiento. El aspecto más relevante de una buena consultoría hotelera consiste en los años de experiencia que tenga tanto en la operación hotelera como en el negocio en general, valorando mucho su experiencia internacional. Del mismo modo, una amplia formación académica es indispensable si queremos contratar a los más grandes profesionales para que nos ayude a alcanzar el éxito a través de la toma de decisiones más eficientes en los plazos adecuados. La contratación de los servicios de una consultoría especializada en hoteles o resorts no debe ser considerada como un gasto innecesario o como un último recurso cuando las cosas se ponen feas. Un consultor experimentado y bien formado es una excelente inversión para obtener los resultados deseados para su negocio. Bien es cierto que a veces no resulta nada fácil acudir a un extraño, pero en ocasiones, todo lo que hace falta para que una empresa hotelera aceptable se transforme en excelente, es voluntad para cambiar y un consultor externo que nos ayude a hacerlo.

¿Por qué puede ser beneficioso contar con una consultoría hotelera externa?

Algunas razones generales por las que contratar los servicios de una consultoría hotelera puede ser beneficioso para su empresa:

  • A algunos hoteles les cuesta, aun después de cierto tiempo en el mercado, definir claramente su negocio y sus objetivos. Una oportunidad aparece tras otra, se superponen, molestan y no dejan espacio para aquello en lo que la firma es verdaderamente buena. Una consultoría hotelera externa, que conoce el mundo de los hoteles, mercados y que en ocasiones dispone de contactos, puede identificar las fortalezas del hotel, relacionarlas con las oportunidades que se puedan presentar, y ayudar a que los recursos se utilicen de forma óptima.
  • La importancia de los detalles. A veces no entendemos nuestros fracasos frente a nuestros competidores. El secreto del éxito, sin embargo, suele estar en los pequeños detalles, aquellos que vienen de la experiencia del mundo real, experiencia que el consultor pone a disposición de su hotel o resort en cada etapa de su trabajo.
  • Nuevas oportunidades. Un consultor ha trabajado con muchas empresas (especialmente alguien que trabaja en diferentes países) y dispone de numerosos contactos en los segmentos más variados del mercado. Esta puede ser una gran forma de acceder a nuevas oportunidades y contactos para ese hotel o resort independiente.
  • Soluciones probadas. A menudo parece que todo problema que surge en un hotel o resort es nuevo y único, y que su solución requiere de mucho tiempo. Ante estas situaciones lo más probable es que una consultoría con experiencia ya haya tratado con algo similar en alguna ocasión y pueda resolverlo con una solución efectiva y rápida de aplicar que ya haya sido aplicada en el pasado.
  • Un facilitador.Desgraciadamente no son pocas las ocasiones, especialmente en hoteles familiares, en las que existen conflictos interpersonales muy arraigados, que impiden el éxito del negocio. Estos conflictos rara vez se resuelven sin la intervención de alguien de afuera, cuya opinión es respetada considerando que no toma partido en los debates.

Consultoría hoteleraLos dos escenarios más comunes en los que una consultoría hotelera aplica sus conocimientos son los siguientes, según el punto en el que se encuentre el negocio/hotel. Escenario A: personas o empresas que están pensando entrar en el sector hotelero. En este caso, un consultoría profesional podrá asesorarle, entre otras cosas, para:

  • Pronosticar la rentabilidad del proyecto
  • Definir el concepto hotelero correcto
  • Desarrollar soluciones para cualquier escenario
  • Determinar el target apropiado
  • Desarrollar estrategias comerciales
  • Ejecutar el proyecto de forma óptima

Escenario B: Establecimientos hoteleros que ya están en funcionamiento En este caso, el trabajo profesional de una consultoría hotelera proporciona las herramientas necesarias para mejorar los resultados operativos y adecuarse a las demandas actuales, sin perder de vista el objetivo de incrementar los niveles de rentabilidad del negocio a corto, medio y largo plazo mediante:

  • El desarrollo e implementación de programas de marketing y ventas. Incluido la creación de la cultura del Revenue Management.
  • La gestión operativa del hotel. Incluyendo mejoras en los resultados de calidad de servicio.
  • La mejora de la imagen y reputación del hotel o resort.
  • La capacitación y el entrenamiento.

En este escenario, los consultores hoteleros ayudan a hoteles que ya estén en funcionamiento a alcanzar las metas a través de:

  • Consultoría, asesoramiento, y el diseño de programas para acortar la brecha entre la situación actual y la deseada.
  • Coaching, guía y formación (diferentes niveles).
  • El desarrollo de habilidades de gestión, de supervisión y know-how.
  • Definición de la compañía, la misión, las metas y los objetivos.
  • La evaluación de la situación actual.
  • La identificación de las necesidades de capacitación y operatividad.
  • La mejora de las comunicaciones organizacionales.
  • La mejora de rendimiento en el trabajo.
  • El aumento de la motivación del empleado.
  • El aumento de los niveles de desempeño de la organización.
  • El logro de la satisfacción del cliente y la lealtad de los mismos.
  • La ampliación de la base de clientes de la compañía y del segmento de mercado.

El papel de la consultoría hotelera externa

Le corresponde al consultor “tomar el pulso” y hacer un diagnóstico preliminar en su primer encuentro con el responsable del hotel, actuando siempre con integridad y conforme al interés del cliente. Un consultor debe reconocer a sí mismo, y luego al cliente, si está equipado con las herramientas y la experiencia adecuada para resolver el problema, realizar los cambios y las mejoras necesarias, o si por el contrario se necesita una ayuda más especializada. En este punto, el consultor debe ser sincero con el cliente y ofrecer una opinión sobre la eficacia de una sesión de Servicio al Cliente genérico, explicando la necesidad de corregir la raíz del problema antes de la entrega real de las sesiones de entrenamiento a los empleados de primera línea. Aquí, el consultor actúa como un verdadero consultor, más allá del “Facilitador” que el cliente quería contratar. Un buen consultor primero tiene que aclarar objetivos, descubrir las raíces del problema y ayudar a corregirlos. De esta manera, ayuda a orientar tanto a la gestión como a los empleados hacia los resultados deseados del hotel o resort.

¿Quieres estar al tanto de noticias y consejos sobre el sector hotelero?

Te ayudamos a desarrollar y optimizar tu proyecto hotelero.

¡1º consultoría gratis!
Consultoría Hotelera
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información