Home » Desinversión hotelera como estrategia de crecimiento en el sector
Desinversión hotelera como estrategia de crecimiento en el sector

Desinversión hotelera como estrategia de crecimiento en el sector

El crecimiento y expansión de la industria hotelera ha puesto la mirada en la internalización de todas sus actividades y acciones turísticas, desarrollando diferentes estrategias, entre ellas la desinversión como modelo hotelero de crecimiento.

En primer lugar, nos preguntaremos; ¿En qué consiste la desinversión? Se considera como la disminución de algún tipo de activo, o el aumento de algún tipo de pasivo, en este caso hotelero, ya sea por motivos éticos, financieros o por la venta de un negocio ya existente. También forma parte de la desinversión, la reducción de la cantidad total de inversiones hoteleras que se encuentran en curso.

El juego de la compra – venta de hoteles en los últimos meses ha tenido como protagonistas a algunas de las grandes cadenas hoteleras internacionales: NH, Intercontinental, Starwood, Hainan Airlines, Riu o Best Western entre otras. Las estrategias de desinversión de estas y otras compañías hoteleras más los planes de expansión y por consecuente, la construcción de nuevas propiedades, están dando lugar a que el flujo económico esté circulando a un ritmo imparable.

Hoy en día, el sector turístico está funcionando a pleno rendimiento, el mercado inmobiliario va recuperando su ritmo y los nuevos inversores marcan su interés por las distintas tipologías de los establecimientos hoteleros. Los procesos de desinversión en aquellos activos menos rentables se encuentran en alza, así como en el asesoramiento de contratos de arrendamiento, alquiler, gestión y franquicia de proyectos hoteleros. Todo esto se hace con el fin de poder liberar capital y financiar su expansión en nuevos mercados internacionales.

Somos conscientes de que la situación es positiva dentro de los sectores turístico e inmobiliario, y que por tanto está aumentando en proporción la práctica de la desinversión, el cambio en los modelos de gestión hotelera y en la diversificación de la marca corporativa, aprovechándose así del cierre de algunas operaciones hoteleras por fondos internacionales. Esta situación, debería ayudarnos a la hora de generar oportunidades, y sacar más jugo a la cartera de activos a la vez que conseguimos su equilibro y creación de valor para los futuros accionistas, beneficiándose del potencial del portfolio hotelero que ya tengamos a nivel de marca.

El reto de gran parte de las entidades hoteleras es saber afrontar los procesos de adquisición de los activos de forma razonable, dar salida a aquellos menos interesantes y gestionar todos los que sean rentables, para que los activos no pierdan valor en el tiempo mientras se espera el mejor momento para realizar una desinversión.

La desinversión es sinónimo de estrategia de crecimiento, momento donde los hoteleros ponen sobre la mesa su cartera de activos para evaluar las distintas opciones y a raíz de ahí, crear una línea de valor en base a la rentabilidad, utilizando la rotación de activos como palanca de crecimiento tanto para las grandes marcas como para las submarcas hoteleras, lo que generará más ganancia de capital. Por otro lado, hay hoteleros que prefieren el alquiler, y concretamente aquellos que son fijos, ya que crecen en mayor escala frente a los variables.

La tendencia a la desinversión en relación al modelo de negocio a desarrollar por los grupos hoteleros sigue siendo hacia los modelos con menos riesgo para los operadores. En esta línea hay que mencionar también el fuerte incremento de los contratos de franquicia, en un mercado tan atomizado como el hotelero, y en el que los propietarios independientes buscan fórmulas paralelas y complementarias a su gestión que les permita llegar y posicionarse en mercados alternativos a los que ya trabajaban habitualmente.

La crisis de los mercados financieros y las consecuentes restricciones de los créditos afectan directamente a la promoción de nuevos proyectos y condiciona los planes de expansión de las cadenas hoteleras. Llegados a este punto…¿Cómo puede ayudar una consultora hotelera como la nuestra? A través del Asset Management hotelero; servicio de asesoraría a los propietarios de activos hoteleros con objeto de obtener sus umbrales de rentabilidad previstos. Esto nos lleva a supervisar y controlar la estrategia de inversión y desinversión asesorando a la propiedad en las estrategias de inversión correctas, analizando y evaluando el mercado de transacciones, seleccionando los operadores hoteleros adecuados y administrando los contratos de gestión, llamados en inglés “management contracts”, hasta que llegue el momento adecuado de realizar la desinversión.

¿Quieres estar al tanto de noticias y consejos sobre el sector hotelero?

Te ayudamos a desarrollar y optimizar tu proyecto hotelero.

¡1º consultoría gratis!
Consultoría Hotelera
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información