Home » Indicador de gestión hotelera: Mejora el GOP en tu hotel
Indicador de gestión hotelera: Mejora el GOP en tu hotel

Indicador de gestión hotelera: Mejora el GOP en tu hotel

Uno de los indicadores económicos fundamentales de la industria hotelera es el GOP (Gross Operating Profit) o beneficio operativo bruto. Este indicador financiero se ocupa de medir la rentabilidad de un hotel y su resultado se obtiene de la diferencia entre el total de los ingresos del establecimiento hotelero y los costes y gastos operacionales.

El GOP de los hoteles es el principal elemento en el que se fijan los fondos de inversión del establecimiento. Los resultados de este indicador resultan de gran valor para el gerente de una empresa y la mejora de este indicador es esencial para los resultados económicos del hotel.

 

Los tres objetivos que persigue la gestión hotelera son eficiencia, competitividad y rentabilidad. En relación a este último, uno de los indicadores fundamentales que debemos manejar es el resultado de los índices del GOP. Veámoslo con detalle.

 

¿Qué es el GOP de los hoteles y por qué nos importa?

 El gross operating profit en términos de contabilidad hotelera se identifica con el resultado bruto de explotación a la hora de dividir los ingresos totales de un hotel y la suma de los gastos que conlleva la explotación del negocio. El GOP es el activo económico fundamental para medir la rentabilidad anual de un hotel y esa cantidad será la que determinará el fondo para la valoración del estabelecimiento.

En concreto y según este indicador, a la cifra de ingresos totales del hotel habría que restarle los gastos indirectos de nóminas, suministros y gastos operacionales como mantenimiento y administración. Los gastos que no se incluyen en el GOP de los hoteles son aquellos que consideramos como extraordinarios:

 

  • Pagos de intereses por deudas que tenga adquiridas el hotel.
  • Obras de ampliación del establecimiento.
  • Pagos procedentes de algún litigio legal que haya podido tener el hotel.
  • Pagos financieros o por cambios de divisas.

 

En términos concretos, los datos revelan que, en la actualidad, los gastos relativos a personal suponen entre un 30% y 40% de los ingresos del establecimiento hotelero. Entre el 15 y el 20% de los ingresos se destinan a suministros y otro 15% a gastos de alimentación y bebida para los huéspedes.  De esta manera, el resultado bruto de explotación (GOP) de cada hotel se situaría en un 30% de media.

Los valores que alcanza el indicador contable son los que, en definitiva, determinan la cuenta de resultados de un hotel y, por consiguiente, su valor para posibles transacciones comerciales o inversiones de marcado. Este proceso es complejo y hace necesaria la participación de una empresa consultora especializada que se encargue de forma directa de los análisis contables.

Desde IHCS podemos asesorarte para establecer las estrategias más adecuadas que nos conduzcan a la mayor rentabilidad en nuestros resultados dentro del campo operativo y financiero. En este artículo de nuestra web puedes profundizar en los índices de evaluación operacional de la industria del alojamiento, así como una guía de los principales ratios hoteleros.

En este sentido, para entender los índices y la utilidad del GOP es necesario detenerse de forma especial en métricas adyacentes fundamentales para contabilizar la rentabilidad de nuestro establecimiento.

 

  • REVPAR (Room Revenue Per Available Room): Es uno de los indicadores más utilizados y su finalidad es medir los ingresos por habitación disponible. (Ingresos por Alojamiento / Habitaciones Disponibles).
  • GOPPAR (Gross Operating Profit Per Available Room): Es el beneficio operativo bruto por habitación disponible. (Beneficio Bruto Alojamiento / Habitaciones disponibles).
  • EBITDA (earning before taxes, depreciation and amortization). Mide la rentabilidad antes de impuestos y sin tener en cuenta los gastos que no se pagan como las amortizaciones, depreciaciones y La diferencia con el GOP es que en éste solo se cuentan los gastos operacionales, sin embargo, en el EBITDA se incluyen algunos gastos no operacionales. El EBITDA se presenta como un indicador que mide la rentabilidad del establecimiento hotelero para hacer frente a los distintos compromisos con bancos, tanto en capital como intereses.

 

El GOP de los hoteles es una de las variables que integran una correcta estrategia de Revenue Management. Los índices computados en este indicador nos aportan el importe global de la rentabilidad del hotel por lo que considera todos los ingresos y casi la práctica totalidad de los gastos. Pero si nuestro objetivo es ajustar el indicador de la rentabilidad de nuestro establecimiento.

 

¿Cómo podemos mejorar este índice?

Nuestros objetivos en la gestión hotelera deben ser concretos, cuantificables, medibles y que, sobre todo, se encuentren alineados con las posibilidades del hotel y su situación en el mercado.

El diseño de una buena estrategia de precios debe ser correcto y llevarnos a una mejora de resultados operacionales dentro de nuestro hotel, es decir a una optimización del REVPAR (precio medio por habitación disponible), y consecuentemente a una mejora de nuestro beneficio operativo por habitación (GOPPAR).

El beneficio operativo bruto es el índice final que indica la eficiencia de funcionamiento del hotel. Por ello, para conocer su margen de mejora y de consiguiente rentabilidad, es necesario ajustar los gastos que deben incluirse como es el caso de todos los llamados costes y gastos operacionales fijos (aún el caso de que el hotel esté cerrado), y también los gastos variables.

 

Otros factores a tener en cuenta son:

 

  • No disparar los costes de distribución. Optimizar el channel mix: Los hoteles trabajan en ocasiones con multitud de canales que realmente les sobran. Por ello, es necesario hacer no solo un análisis financiero sino tener en cuenta otros criterios. Únicamente así tendremos una foto completa de nuestra distribución y podremos proceder a mejorar el channel mix.
  • Reducir los costes de intermediación: Para ello es necesario ir canal por canal optimizando costes siempre que no repercutan luego en los ingresos.
  • Implementar el requisito de duración de la estancia: Puede implementarse en determinados paquetes promocionales o bien para aquellas habitaciones más vendidas en un determinado canal.
  • Considerar la inteligencia predictiva: se trata de una tendencia cada vez más implementada que permite comprender el comportamiento de los huéspedes. Será necesario agrupar datos de los clientes que reúnan las características de su perfil y actividad. Se crearán modelos que ayuden a mejorar el servicio que pueda ofrecer el hotel.

 

La coordinación y operatividad de todo este proceso, reviste una importante complejidad tanto en el aspecto contable como de adecuación de nuestros recursos humanos. Desde IHCS podemos asesorarte sobre todos los detalles necesarios para llevar a cabo este análisis operacional y el proceso y tomar las decisiones oportunas en beneficio de la rentabilidad de tu hotel.

¿Quieres estar al tanto de noticias y consejos sobre el sector hotelero?

Te ayudamos a desarrollar y optimizar tu proyecto hotelero.

¡1º consultoría gratis!
Consultoría Hotelera
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información